LO QUE ESCUCHAS: Tema de Salomé / RoB Dangal

Seguidores

miércoles, 23 de mayo de 2012

Premonición...







El calor era abrasador. En medio de la oscuridad sólo veía un tenue resplandor, que poco a poco se iba apagando...



Abrió los ojos, todo era oscuridad en su habitación, sólo un pálido reflejo del alumbrado público se intuía tras el cortinado del ventanal que daba hacia el balcón. Su cuerpo, empapado de sudor, aún estaba tenso, sin que él comprendiera la razón...

Extendió su mano y encendió la luz del velador... El radio reloj digital marcaba las 01:34. 
Pensó en ella, en ese adiós que se había hecho explícito a través de su último llamado. 

De un salto, salió de la cama... Fue hacia el baño, se quitó los boxer, abrió el grifo y se ubicó bajo la lluvia de agua tibia, tratando de quitarse todas las extrañas sensaciones que surcaban por su cuerpo.
Mientras se secaba, decidió salir a tomar algo en algún pub de la city, donde solía encontrarse con amigos.

Una vez vestido y perfumado con su fragancia favorita, tomó su iphone, la billetera, las llaves del auto y bajó por el ascensor hasta la cochera. 
Puso el auto en marcha, buscó un CD de música suave, y arrancó despacio, saliendo lentamente a la calle, totalmente desierta a esa hora.

Luego de recorrer unas pocas cuadras, subió a la autopista y, yendo por el carril medio, se ajustó el cinturón de seguridad y pisó un poco más el acelerador hasta llegar a los 90 km/h.

La noche era cálida, unas pocas nubes corrían lentamente por el cielo. El transito era escaso a esa hora y, los pocos que viajaban en su misma dirección, lo hacían a gran velocidad por el carril izquierdo.

Él iba canturreando la canción que sonaba desde el estéreo, cuando un reflejo lo hizo mirar el espejo retrovisor. Un conductor que venía acercándose muy rápidamente le anunciaba el sobrepaso con señas de luces.

Imprevistamente, cuando el otro automóvil lo sobrepasaba por izquierda, una tercera luz salida de la nada intentó pasar por el pequeño espacio que quedaba entre los dos automóviles.

Por instinto, giró el volante hacia la derecha, para evitar la colisión, y así darle paso a la motocicleta que pasó como un rayo y se perdió en el horizonte.

Con esta maniobra, su auto salió despedido hacia el guarda-rail. El choque con el mismo fue inevitable e hizo que diera un tumbo, pasándolo por encima y cayendo con las ruedas hacia arriba en el terraplén que bordeaba la autopista...



Él sólo escuchó un estruendo... El calor comenzó a ser abrasador, mientras un tenue resplandor se apagaba lentamente y se convertía en total oscuridad....





Amanece En La Ruta / SUETER
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...